Nada se pierde

Mar 22nd, 2010 | By | Category: Charlas con el Maestro

El tui shou (manos que empujan) es parte de la práctica del taichi chuan.  Se trabaja en pareja buscando desestabilizar al otro aplicando las  técnicas aprendidas en la forma. El criterio general es desarrollar la sensibilidad, mantener la adherencia, la fluidez y priorizar la técnica por encima de fuerza bruta. Este sábado el Maestro dedicó una parte importante de la clase al tui shou.

– ¿Qué es el tui shou? ¿Es arte o es marcial?
– Las dos cosas, Maestro – arriesgué yo.
– Sí, las dos cosas,  – dijo el Maestro -pero primero es arte y luego es marcial.

– En tui shou buscamos desarrollar ante todo la sensibilidad para registrar lo que está haciendo nuestro oponente y reaccionar con anticipación. No es nuestro propósito ir al choque frontal de fuerza contra fuerza. Eso, además de peligroso, es poco inteligente. Ustedes vieron lo que pasa en las rutas cuando hay choques frontales. De los dos autos que chocan ¿cuál gana? Creo que ninguno de los dos.

– En el taichi chuan no buscamos el choque frontal; si el otro viene hacia nosotros, nos hacemos a un lado para que siga de largo. Ahí está el arte. Desarrollar este arte lleva tiempo y práctica, pero vale la pena. En taichi chuan tampoco buscamos la pelea. ¿Qué se consigue buscando pelea todo el tiempo? Enemigos. ¿Eso es lo que queremos cosechar en la vida?

– Veo alumnos a los que les cuesta hacer bien algunos ejercicios. Parece que la mente registra el movimiento pero el cuerpo ejecuta otra cosa. ¿Por qué pasa eso? Porque hay una desconexión entre cuerpo y la mente. La mente va por un lado y el cuerpo por otro. Por eso insisto tanto en afinar la concentración. A través de ella podemos lograr la integración del cuerpo y la mente. ¿Y por qué esto es importante? Porque si logramos esa unidad mente – cuerpo podemos llegar a controlar un 80 % de nuestras vidas. Además, viviremos una vida con menos miedo.

– La vida es impredecible y puede cambiar dramáticamente en un abrir y cerrar de ojos. No sabemos qué nos va a pasar dentro de una semana ni dentro de un rato, cuando crucemos la calle. Por eso tenemos que aprovechar cada momento para cultivar la buena práctica. Porque si llegara la hora de dejar esta vida, todo lo aprendido aquí nos va a servir de base para seguir avanzando en la siguiente vida. Nada se pierde. Todo lo bueno y lo malo que hagamos en esta vida tendrá consecuencias en la próxima. Por eso es mejor actuar bien ahora, practicar con concentración ahora, aunque no lleguemos a ver los resultados de nuestra siembra en esta vida, en la siguiente tendremos una mejor cosecha.

– Entonces Maestro, en la siguiente vida voy a buscarlo a usted para seguir aprendiendo – dijo Angélica.

– No – respondió el Maestro –  Hay que aprovechar ahora que entre nosotros hay afinidad. No sabemos dónde ni cuándo vamos a reencarnar. No sabemos a dónde nos puede llevar nuestro karma o las buenas o malas decisiones que tomemos. Quién sabe; tal vez nunca nos volvamos a cruzar. Por eso hay que aprovechar para aprender al máximo ahora.

……………………..

Resumen de las palabras del Maestro Chao Piao Sheng durante la clase del 20 de marzo de 2010

Deje su comentario