La farmacia del riñón

Ene 24th, 2010 | By | Category: Charlas con el Maestro

Este sábado amaneció nublado y con lloviznas intermitentes. Cuando el Maestro llegó a la plaza, luego de saludarnos, nos ubicamos alrededor del pino para empezar la clase. Desde la tierra que rodea al pino subía un penetrante olor a orina, que luego desapareció cuando empezó la llovizna. Al terminar los ejercicios el Maestro dijo:

– Este olor a orina me hizo recordar cuando estaba haciendo el servicio militar en Taiwan. Allí nos enseñaron que en caso de ataque con gases tóxicos uno debe mojar un trapo o un pañuelo en orina y respirar a través de él, como si fuera un barbijo. Esto vale también en casos de epidemias, en los que uno debe filtrar el aire que respira. La orina ayuda a filtrar el aire de manera más eficiente que el agua. El olor a orina puede resultar desagradable y provocar rechazo, pero sin embargo ese líquido tiene propiedades muy buenas.
Muchas dolencias pueden superarse tomando la propia orina. Uno de mis alumnos de acupuntura, que es pediatra, trató con éxito a su hijo dándole de tomar orina.

– ¿En cualquier caso se puede tomar orina? – preguntó una alumna.

– No. Por ejemplo, si el riñón no filtra bien, no hay que tomar orina. Si hay infecciones urinarias, tampoco. Si el riñón y las vías urinarias están sanos sí se puede tomar.

-¿De qué manera? – preguntó un alumno.

– El primer tercio y el último tercio de la micción se deshechan. Se usa el tercio del medio. Se recoge en un vaso y se deja unos segundos reposar y luego se bebe. Yo lo hice durante dos años y medio todos los
días. Si uno quiere, le puede poner un cubito de hielo.

– ¿Pero cuál es el propósito de tomar orina ? – preguntó otra alumna.

– Es que el riñón, cuando está sano, funciona como un gran laboratorio que fabrica aquello que el cuerpo necesita para recuperar su equilibrio. Es decir que en nuestra orina vamos a encontrar los “remedios” que estamos necesitando en que cada momento. Es como una auto-vacuna.
Además de beberlo, podemos darle un uso externo sobre la piel.
………………………………..
Resumen de las palabras del Maestro Chao Piao Sheng durante la clase del 16 de enero de 2010

Deje su comentario