Estamos aquí para aprender

Ene 11th, 2010 | By | Category: Charlas con el Maestro

Este sábado, al terminar los ejercicios del comienzo de la clase el Maestro dijo:
– El abuelo de Romina falleció y ella pidió que oremos por él. Vamos entonces a repetir su nombre en voz alta tres veces y luego vamos a rezar durante tres minutos para ayudar a que el abuelo de Romina encuentre su camino.

Al terminar la oración Romina agradeció a todos y el Maestro dijo:
– Hicimos esto porque a veces, después de morir es difícil encontrar el camino hacia la luz. En esos casos si los familiares y otros seres queridos rezan juntos pueden “hacer fuerza” y ayudar a que el alma ascienda.

– Cuando una persona muere no conviene tocar su cuerpo durante las primeras 8 o 12 horas. Si se trata de alguien que tuvo mucha práctica espiritual, es probable que su alma haya salido completamente del cuerpo en poco tiempo. Pero en la mayoría de los casos este proceso lleva varias horas. En esta transición, al principio el alma está confundida y no entiende bien qué es lo que pasa y qué debe hacer. En esas circunstancias la manipulación del cuerpo genera más confusión, por eso es mejor dejar pasar unas 8 horas hasta que el alma haya salido completamente del cuerpo.

– Hace tiempo un amigo de un amigo debió ser intervenido quirúrgicamente y durante la operación tuvo un paro cardíaco. Los médicos lo reanimaron y se recuperó completamente. Más tarde contó que durante la operación, estando dormido, pudo verse a sí mismo desde arriba, como si hubiera salido de su cuerpo. Veía su cuerpo en el quirófano y a los médicos luchando por reanimarlo. Además decía que la sensación era tan placentera que no tenía muchas ganas de volver a su cuerpo. Este relato tiene varias lecturas. Una es que no hay que temerle a la muerte.
Por otra parte, lo que le ocurrió a este señor no fue una experiencia de muerte real. El alma, a pesar de haberse elevado permitiéndole verse a sí mismo desde arriba, aún estaba unida al cuerpo. Algo parecido ocurre durante la meditación.
La muerte real es diferente. Al separarse el alma del cuerpo aparecen los demonios y los acreedores de las deudas impagas que la persona contrajo durante su vida.

– Por eso es importante que durante la vida hagamos el bien, actuemos con misericordia, establezcamos buenos vínculos con los demás y tratemos de pagar todas las deudas antes de irnos. Estamos en la Tierra para aprender.

– Hace poco un alumno me decía “Yo no entiendo, Maestro; cada vez practico más y a pesar de eso, cada vez tengo problemas más serios”. Esto es muy común y no hay que sorprenderse. Cuando uno avanza en su práctica se encuentra con problemas nuevos y más complejos. Al igual que en la educación formal pasamos por diferentes niveles de aprendizaje, jardín de infantes, escuela primaria, secundaria, y así. En cada etapa tenemos que rendir exámenes acordes con el nivel en el que estamos. En la secundaria tenemos que resolver problemas más difíciles que en la primaria. Y así durante toda nuestra vida.
Esos nuevos y complicados problemas que aparecen son exámenes que debemos enfrentar y son una señal de que estamos en un nivel más alto que antes.

– Además, cuando uno alcanza un nivel más alto, los demonios que son muy envidiosos, harán lo posible para hacernos fracasar o caer a un nivel más bajo.
Por eso es fundamental mantenerse concentrado. Como en la historia del primer ministro que les conté la semana pasada, un instante de soberbia es suficiente para que la mala energía penetre dentro nuestro y nos haga caer.

– Maestro, usted habla de practicar todo el tiempo, de dar exámenes, de que estamos acá para aprender, pero ¿acaso no hay lugar para el disfrute en la vida? – preguntó un alumno.

– Claro que sí – respondió el Maestro. – Es importante poder disfrutar de los logros alcanzados, pero es mejor cuando se disfruta con la mente y con el espíritu. A todos nos gusta disfrutar de las cosas materiales, pero hay que saber que el placer que nos dan esas cosas es efímero y engañoso y al desvanecerse dejan una fea sensación de vacío. Si creemos que el verdadero disfrute es el de las cosas materiales vamos a ser muy infelices y vamos a estar siempre tratando de llenar ese vacío. En cambio, el disfrute de la mente y el espíritu llena más y es más satisfactorio y duradero.

2 comments
Escriba su comentario »

  1. Gracias Daniel y todos lo que colaboran en esta página para que nosotros podamos disfrutar de ella.
    Saludos
    Francisco

  2. hola, quisiera hacer unas preguntas por que me siento un poco perdida con este tema de la muerte. mi novio se suicido hace unos meses y por lo que me han dicho el esta en paz pero debe quedarse aca todavia por sus asuntos pendientes y por el perdon que necesita de quienes hirio. otra persona me dijo que estaba encerrado en esta dimension y esa idea me parecio angustiante para el, yo quiero ayudarlo a sentirse bien y pueda descansar, lo ame mucho y no quiero que sufra si esta en mi ayudarlo. quisiera que me dijeran como poder hacer algo para ayudarlo. he quedado angustiada con el tema. gracias

Deje su comentario