El cumpleaños del Maestro Chao

Ago 26th, 2010 | By | Category: Charlas con el Maestro, Notas destacadas

El domingo 22 de agosto festejamos el cumpleaños número 60 de nuestro Maestro con una cena a la que concurrieron sus familiares, discípulos, alumnos y amigos.
Esto es lo que dijo el Maestro Chao Piao Sheng en esa ocasión:

Palabras por mis 60 años

Habiendo crecido en una familia budista, todos los años, en el día de mi cumpleaños, festejábamos en familia agradeciendo a mi madre. Para el budismo, una madre sufre mucho desde que queda embarazada hasta el nacimiento del bebé. El budismo considera el cumpleaños como el día de sufrimiento de la madre. Por eso agradecemos especialmente a nuestras madres en ese día.

Hoy es mi cumpleaños número 60 y pienso que muy pero muy pocas personas pueden llegar a festejar el doble 60, por eso cuando Daniel Fresno me preguntó si lo quería festejar, acepté. Con muchos de ustedes ya compartimos varios años y quería aprovechar esta oportunidad para contarles mi sentimiento.

En el año 1985, debido al mensaje que me dejó el Maestro Wang mediante un sueño, toda la familia emigramos a un país totalmente desconocido para nosotros, en donde no entendíamos el idioma y tanto la cultura como las costumbres eran muy diferentes. Estoy muy agradecido que en ese momento mucha gente nos apoyó y nos acompañó, como Carlos y Elena, para que podamos resistir hasta el día de hoy.

En estos veinte y pico de años, tomando como base lo que me enseñó mi Maestro, estoy impulsando el arte marcial interno tradicional, que es la sincronización entre el espíritu y el movimiento. No sólo hay que intentar mejorar la salud, sino también mejorar el espíritu.

Ustedes son los que me dan el impulso para seguir enseñando, por eso en este momento también quiero expresarles mis palabras de agradecimiento. Gracias a ustedes, recuerdo constantemente y me construyo con disciplina el camino de la práctica. Entre nosotros no hay una relación de Maestro – alumno, sino que hay una relación de amistad; podemos contarnos lo que nos pasa interiormente y así ayudar a levantarse cuando el otro lo necesita.

Podemos utilizar el día del cumpleaños para reflexionar sobre el pasado y realizar una buena planificación para el futuro.

Los años pasan, uno tras otro. ¿Festejamos el crecimiento en todos los aspectos o vemos cómo vamos envejeciendo año tras año? Estamos felices pero a la vez tristes. Nosotros definimos a dónde queremos llegar y los resultados también los construimos nosotros. Sea para bien o mal, es una elección de cuestión de milisegundos.
A pesar de eso, mucha gente suele culpar a Dios por no haberle dado una buena vida. En realidad ese Dios somos nosotros mismos, de manera consciente o inconsciente inventamos el juego de nuestra vida, la buena o mala planificación también viene de nuestra mentalidad. Por eso, si hay que culpar a alguien por nuestra suerte, es a nosotros mismos.

Un paciente vino a hacer un tratamiento porque había tomado demasiado alcohol y por eso no se sentía bien. Le pregunté por qué tomó tanto y me respondió que fue por el festejo del cumpleaños de un amigo; trasnocharon hablando y tomando. Lo que en ese momento parecía disfrutar, al día siguiente le trajo mucho dolor de cabeza y malestar en todo el cuerpo.
Estaba muy bajoneado, no sabía bien qué hacer, se sentía de la misma manera como cuando alguien se entera de que tiene una enfermedad terminal. Le pregunté por qué se sentía tan diferente si había un sólo día de diferencia, pero no me supo responder. Ahí le comenté que disfrutar al máximo en un día, trae sufrimiento para el día siguiente. Cuando uno llega al máximo, luego cae al fondo. Para cualquier asunto se aplica la misma teoría, hay que hacer las cosas con moderación, no ir hasta los extremos para no traernos  sufrimiento después.

Ya que la gente se acuerda el cumpleaños de cada año, se puede utilizar este día para valorar más cada minuto, cada segundo, y hacer cosas con sentido. Se puede aprovechar este día para invitar a los parientes y amigos para ver nuestro crecimiento y escuchar nuestra perspectiva para el futuro, para que los parientes y amigos también nos puedan dar a conocer sus puntos de vista.

Las personas mayores nos pueden comentar sus experiencias para que las podamos tomar como ejemplo; investigar juntos las perspectivas de la vida, así podremos superarnos; entrar en un estado de salud física y espiritual; dar un paso hacia el camino de la felicidad; vivir una vida con objetivo y sentido, Así sí tiene sentido festejar el cumpleaños.

………………………………………………………………..

Luego de las palabras del Maestro, hablaron algunos discípulos y alumnos.
Estas fueron las palabras de Daniel Fresno:

Conocí al Maestro por una nota publicada en una revista que ya no sale más. Era una nota extensa sobre su pakua chang. Para esa época yo había visto muchísimas películas de artes marciales y me había leído todo lo publicado en español sobre artes marciales internos, chi kong, taoísmo y budismo.

Cuando le pedí al Maestro que me enseñe, tenía la cabeza llena de historias fabulosas sobre luchadores legendarios con poderes sobrenaturales  y técnicas secretas, que sólo transmitían a sus alumnos de más confianza. Yo quería ese poder; quería caminar por las paredes, volar de un tejado a otro y neutralizar a mis adversarios atacando puntos vitales. Quería que me transmitan las técnicas secretas.

El primer día, antes de empezar, el Maestro me dijo “mire que el pakua chang no es fácil. Hace falta mucha disciplina, paciencia y concentración”. En esa primera clase me mostró la caminata de pakua y al terminar dijo: “tiene que practicar esto todos los días”.

Todo el tiempo comparaba lo que el Maestro enseñaba con lo que había leído en los libros y visto en las pelis. Y la verdad que eso no me ayudaba a aprender. Una de las cosas más valiosas que aprendí del Maestro fue cómo funciona el mecanismo de aprendizaje. Es muy simple: si el alumno tiene la cabeza llena, es muy difícil que le entren nuevos conocimientos.

Me di cuenta que era mejor y más productivo limpiar mi cabeza de todas las fantasías y así pude abrirme a las cosas que el Maestro tenía para enseñar. Recién ahí, cuando pude vaciar mi cabeza, empecé a aprender.

Hace tiempo que administro el sitio web de la escuela y también recibo los mensajes que llegan. En todos estos años llegaron muchos mensajes de personas de otros países que le pedían al Maestro que vaya a dar seminarios. También, mucha gente del interior de nuestro país escribió pidiendo lo mismo.

Cuando le transmitía estos pedidos al Maestro, él me decía que no; que si alguien quería aprender con él, tenían que venir acá. Que acá estaba el centro de la escuela y que los alumnos interesados en aprender tienen que ir hacia el centro.

Ahí me di cuenta de que somos afortunados de que el Maestro haya elegido esta ciudad para establecerse. Muchos profesores de artes marciales se la pasan viajando y dando cursos por todo el mundo. Esto les reporta un gran beneficio económico y mucha fama, pero cuando se van de viaje sus alumnos se quedan sin el maestro que eligieron.En general, la gente anhela lo que está lejos y le resta valor a lo que tiene cerca. Tenemos que aprovechar que el Maestro está acá y enseña acá y tratar de aprender lo más posible, ahora que está tan cerca.

Todos tenemos en nuestras vidas diferentes áreas de interés. En mi vida hay tres que son muy importantes: mi familia, la escuela y el trabajo. Siempre traté de integrar esas tres áreas y la integración que más me costaba era la de la escuela con mi trabajo.

Yo trabajo en los medios de comunicación y lo que hago es leído por la gente. Hace poco le comenté al Maestro que estaba muy contento porque había logrado empezar a unir, a integrar esas dos áreas y que eso, además de ser muy placentero, se traducía en un  reconocimiento positivo de los lectores. La gente registraba el cambio en mi trabajo y le gustaba. Le decía al Maestro que todo eso lo había logrado gracias a sus enseñanzas.
El me contestó que eso era sólo una parte de la verdad. Que un maestro puede tener muy buenas enseñanzas, pero si el alumno no las acepta y las pone en práctica, no sirven de mucho. Ahí me di cuenta de que no siempre estamos abiertos a lo que el Maestro enseña, pero por suerte él repite las cosas muchas veces. Yo antes lo escuchaba repetir una idea y pensaba “pero esto ya lo dijo muchas veces ¿por qué lo repite?”.

Un día, cuando comprendí algo, tomé conciencia de que eso que acababa de comprender, el Maestro ya me lo había dicho antes decenas de veces. Eso que acababa de comprender lo había tenido ante mis narices muchas veces y no me había dado cuenta. Por eso Maestro, quiero agradecerle por repetir las cosas muchas veces. Es que lo que usted enseña es tan diferente a lo que vemos y oímos todos los días, que si no lo repitiera, nos lo olvidaríamos.

Yo fui hacia el Maestro en buscando una cosa y terminé descubriendo un universo que ni me imaginaba. Como Colón, que viajó para llegar a la India y conseguir especias y terminó encontrando un continente desconocido. En todos estos años fui descubriendo cosas maravillosas que, si al principio de mi aprendizaje me hubieran dicho que iba a aprender, no lo hubiera creído.
¿Y qué pasó con aquellas fantasías que tenía al principio? Descubrí que muchas de ellas eran bastante pobres y huecas. Me di cuenta de que los libros que había leído, muchos de ellos escritos por gente prestigiosa, eran apenas una modesta introducción a lo que el Maestro tiene para enseñar.
Pero las técnicas secretas existen. El Maestro me enseñó la más secreta de todas y, si me permiten, voy a compartirla con ustedes.

Practicar todos los días con disciplina, paciencia y concentración; con fe en uno mismo y por el simple placer de practicar, sin esperar recompensa. Esa es la técnica secreta que me enseñó mi Maestro y por eso le estoy muy agradecido. Feliz cumpleaños, Maestro.

……………………………………………………………………

Estas fueron las palabras de Gustavo Pereyra:

Querido Maestro, feliz cumpleaños. Hoy estamos reunidos para desearle un muy feliz cumpleaños a nuestro Maestro. Todo el camino que ha reparado en mí a través de la práctica como base, me ha conducido a lo que soy. Muy diferente al comienzo de hace muchos años en el que estaba buscando un camino correcto que llenara mi vida.

He descubierto algo muy interesante; que soy cada día una mejor persona y que el esfuerzo es lo que me lleva a la suprema meta. Mi práctica ha sido constante, pero con muchas barreras que tuve que afrontar y romper para seguir creciendo.

Siento que cada día regreso al principio, pero ello me llena de felicidad, me hace sentir un alumno de la vida. Pero hay que ser conciente de que para lograr esto debe haber un Maestro y ese es y será el que me enseña cada día como a un hijo y educa correctamente.

El tiene sabiduría, compasión y está dispuesto a ayudar en todas las formas a los alumnos y seres  a aliviar el dolor en este ciclo de vida. El me ha sostenido cuando mis fuerzas han flaqueado trasmitiéndome lo verdadero.

Hoy día puedo decir que hemos nacido para el sufrimiento y para el dolor y en este ciclo debemos poner fin a todo sufrimiento y romper la cadena de renacimientos y esta será la meta final de todo mi esfuerzo como ser humano. Es un camino arduo, difícil y sobre todo sumamente largo pero que junto a un gran Maestro como lo es el nuestro, lo lograré.

Gracias querido Maestro por estar. Soy uno de sus discípulos que estará en todos los momentos acompañándolo con todo el amor y respeto que merece usted.

…………………………………………………………………..

Estas fueron las palabras de Carlos Cravello:

Lo que voy a decir a continuación es la expresión de un sentimiento de agradecimiento al Maestro desde el corazón.
Agradecerle que nos enseñe a cuidar nosotros mismo nuestro cuerpo, y que, cuando nuestros conocimientos no son suficientes y la enfermedad nos excede, podamos confiar en su arte y  conocimiento para devolvernos la salud. Muchos de los que estamos presentes podemos dar cuenta de esto.
Agradecerle que nos enseñe los recursos para defendernos, aunque el mayor valor de esta enseñanza es que nunca hagamos uso de de las artes marciales en una confrontación.
Agradecerle que nos haya enseñado que tiene más valor “cosechar la experiencia” que el fruto que se cosecha, y que a través de la observación de la naturaleza  podemos captar el conocimiento para entender todas las cosas. Muchas veces las prácticas de las artes marciales tienen lugar en el patio del consultorio, no  mediante la aplicación de la técnica en la realización de una forma determinada de taichi o pakua, sino simplemente observando el comportamiento de las plantas.
Agradecerle que nos enseñe a cuidar de nosotros mismos, de nuestra mente y nuestro espíritu, cultivando la disciplina, la paciencia y la concentración, más aún ahora que no tengo el privilegio que tiene el grupo de práctica de tener al Maestro cerca.
Me reconozco como un ser imperfecto, pero no tengo dudas que estos años junto al Maestro han permitido que pueda ser una mejor persona. Muchas gracias, Maestro.

…………………………………………………………………….

Estas fueron las palabras de Jorge Salazar:

Para mi es un honor poder incluir en la página de la escuela una de las experiencias vividas, donde las enseñanzas del Maestro se hacen presentes y ayudan en forma indirecta a otras personas a ser mejores o a superar dificultades. De esta forma sus enseñanzas no terminan en un corto viaje, si no que más bien, trascienden.
En esas tantas charlas que tuve con el Maestro, él me hablaba de lo importante que es tener buenas relaciones con las demás personas, para la mente y el espíritu. Me hablaba de cómo relacionarse o buscar buena afinidad que a mí me fueron de gran ayuda. Habían pasado ya algunos años de esas charlas cuando, la vida me lleva a conocer una persona de profesión docente, que me cuenta que amaba su trabajo pero que le hacía sufrir, le causaba mucho dolor. Le pregunto cuál es la causa de ese sufrimiento y me dice que trabajaba como profesora en un colegio desde hacía unos diez años y tenía una colega que, según ella, la odiaba; que la maltrataba y que siempre hacía malos comentarios de ella a sus demás compañeros y que todo esto lo hacía sin ningún motivo y ella no entendía por qué. Es ahí cuando pienso que las palabras del Maestro “tener buena afinidad” eran importantes y esta persona las necesitaba. Le doy una serie de consejos a seguir para cambiar la actitud de la otra persona, lo cual incluía un cambio de actitud también para ella. Poco a poco fue poniendo en practica los consejos y alentada por los buenos resultados siguió adelante. “Ya me mira mejor, al menos”, me decía mi amiga docente. Más adelante, me cuenta que empezaron a  saludarse, hasta que un día esa persona se acerca y la abraza con mucha fuerza y envuelta en llantos le dice: “yo te odiaba tanto y no sabía por qué y ya no quiero que sea así;  me siento muy mal por haberte tratado así”.

Bueno, estas personas se hicieron amigas. Las enseñanzas del Maestro llegaron a ellas ayudándolas a mejorar sus vidas.

……………………………………………………………….

Estas fueron las palabras de Marcelo Basigalup:

Me animo a hablar ante ustedes, pues el Maestro me pidió que lo hiciera y si el Maestro lo pide, yo lo hago. Para mí, como para todos nosotros el Maestro es una persona muy especial y un ejemplo. Tuve la suerte cuando niño de tener a mi Madre como maestra en la escuela primaria, hoy usted Maestro ocupa un lugar parecido, por lo que estoy muy agradecido.

He tenido mucha suerte al encontrarlo en mi vida cuando buscaba acercarme al Tai Chi como una forma de mejorar mi estado físico. Me lo habían recomendado para ganar flexibilidad y estado general de salud, que con la edad uno va perdiendo. Al revés de otras experiencias que escuché el objetivo era muy simple y acotado pues no buscaba poder hacer cosas espectaculares, solo eso. Pero con el tiempo y gracias a usted descubrí un universo de cosas impensadas a través de sus charlas, la práctica y sus capacidades.

Me acuerdo cuando me rompí seis costillas y no soportaba el dolor, que usted vino a mi casa y fue capaz de hacerme levantar del sillón donde estaba postrado con la transmisión de energía. En esos días ni los más potentes analgésicos me hacían efecto.

Me enseñó a través de la concentración a practicar Tai Chi con la mente, y a poder apartar la sensación de dolor. En fin, en el transcurso de estos años he mejorado mi estado físico y también como en otros testimonios he podido ser una mejor persona gracias a usted. Por eso en este aniversario, le agradezco el privilegio que usted sea mi Maestro. Gracias.


11 comments
Escriba su comentario »

  1. Entré a ver la página para ver cuáles fueron las palabras que el Maestro dedicó a sus alumnos en el día de su cumpleaños, y la verdad que fueron muy profundas, y los ejemplos que utilizó fueron muy exactas. Gracias por subirlo a la página ya que no pude estar presente ese día, pero de todo corazón le deseo lo mejor para los años venideros.
    Cecilia.

  2. Daniel, Gustavo , Ricardo y Carlos:
    El domingo en la cena, mientras escuchaba las palabras de cada uno de ustedes, me vino a la mente, qué es lo que diría yo si tuviera que pasar y tomar el micrófono. Haciendo ese ejercicio comprendí que estoy ocupando un lugar de tremendo privilegio. Comprendí y tome noción del camino que recorrió el Maestro y que no puedo estar agradecido solamente a él.
    Hace 12 años atrás, se me señaló que buscara un Maestro. Y el 08 de diciembre pasado, mientras meditábamos en la jornada especial, se me marcó que lo había encontrado. Hace apenas un año que estoy practicando con el Maestro. Es muy poquito tiempo, pero lo estoy viviendo con tanta intensidad y entrega que me parece mayor el tiempo.
    Durante la cena comprendí que mucho antes de que yo comenzará a buscar, ustedes sin saberlo, me estaban haciendo el camino más fácil. El Maestro de hoy, muy probablemente no es el mismo que ustedes encontraron hace 25 años atrás. Hoy disfruto y aprendo de las palabras que seguramente ustedes no tenían o no eran tan claras.
    La oportunidad de que hoy pueda aprender del Maestro, está estrechamente ligada a la paciencia, a la práctica y a la concentración que ustedes han puesto durante todos estos años. El Maestro no sería maestro, sin alumnos.
    No puedo dejar pasar la oportunidad para agradecerles por ese labor y trasmitirles mi profundo respeto.
    Espero tener constancia y honrar con mi practica al Maestro y a sus Dicípulos.
    Abrazos

  3. Estuvo muy linda la cena. Se respiró un aire de cordialidad y compañersimo. Nos emocionamos y nos reímos. Luego, cuando hicimos la primera parte de la forma, sentí una energía y una concentración maravillosas. Había algo diferente (y no era toda la comida que teníamos en la panza!) yo creo que era amor, como si los testimonios que oímos y los que no dijimos pero pensamos, se hubiesen expresado en la forma que nos enseñó el maestro, con el cuerpo, con la mente y con el corazón. Gracias al Maestro y a todos quienes hicieron esa noche tan especial.

  4. Qué hermosa reunión!!! Estoy contenta de pertenecer al grupo. Muy emocionante cada una de las experiencias. Si bien empecé hace poco, estos meses fueron muy intensos, ya que el maestro me incentivó a concurrir a la fundación y conocer gente realmente muy buena. Personalmente, hace tiempo que vengo pasando por distintos lugares de práctica de tai chi, pero siempre estaba en la búsqueda de algo más que sólo la práctica física. Y lo encontré! Qué felicidad! Gracias a todos!

  5. Salió todo perfecto y estábamos todos tan contentos…
    Miré varias veces al maestro- lo tenía en diagonal a mi, en la mesa- y sonreía. Creo que entendió que lo queremos mucho. (Yo le dije una vez que lo queria mucho, pero me miró serio).
    Con respecto al regalo quiero decir que algo ayudé, muy poco, pero quien más se ocupó del tema fue Mariela, ya que me fui de viaje estos últimos días.
    El maletín es hermoso y las lapiceras también.
    Lo bueno del grupo es que tiene heterogeneidad y homogenidad a la vez.
    Besos a todos

  6. Gracias Dani !!!!!!!!!!
    Gracias a todos !!!!!!

  7. Yo también la pasé muy lindo y me fui con la alegría y relax con el que salgo de las clases. Estoy muy contenta de ser parte de este gran aprendizaje que es para mí descubrir que la mente no sirve sólo para retener conocimiento enciclopédico, y lo maravilloso que es poder recibir experiencias y enseñanzas de otra cultura.
    Gracias Dani por estar siempre! Y gracias a todos y espero les haya gustado el maletin!!! JA JA

  8. Querido Maestro, simplemente mandarle un fuerte abrazo para usted y toda su familia.

  9. Feliz Cumple Maestro y Gracias por su Amor y Compasión. Que Dios lo siga iluminando siempre!!!

  10. Ayer estaba buscando un lugar donde me puedan curar de un dolor lumbar que tengo hace dos semanas pero aumentó mucho el domingo. cuando comencé a leer los artículos de la página de Su Escuela me pareció confiable y me animé a pedir un turno para mi atención. Hoy lo primero que hice fue entrar a la pagina y me encontré con el artículo del cumpleaños del Maestro y los comentarios de sus alumnos y amigos. Creo que no me equivoqué. Espero el momento de llegar a la Escuela y poder estar mejor. yo cumplo mis 60 años este mes y espero hacer una reunión de familiares y amigos donde expresar mis proyectos y festejar.
    Un respetuoso saludo al Maestro Chao Piao Sheng.

  11. Gracias maestro chao por esta oportunidad de conocer a una persona magnifica la cual es su hija tzu han la cual me robo el corazón desde el primer momento en que la vi espero algún día conocerlo de frente para darle las gracias por que gracias a usted y su enseñanza hacia su hija me a curado una parte de mi alma que ya estaba muerta.

Deje su comentario