El tamaño de la guayaba

Abr 9th, 2011 | By | Category: Charlas con el Maestro

-El otro día llevé a mi consultorio una guayaba que acabo de cosechar -dijo el Maestro.  -El árbol de guayaba me había dado frutos anteriormente, pero nunca tan grandes como ese. Lo llevé para mostrárselo a mis alumnos. Esa guayaba es una prueba de que el mismo árbol puede dar mejores y más grandes frutos si se lo atiende correctamente.

-Cada uno de nosotros es como ese árbol de guayaba. Nacemos con un cuerpo y una mente determinados y con límites difíciles de superar. Sin embargo, con disciplina, paciencia y concentración, podemos alcanzar niveles muy altos y dar  frutos sorprendentes.

-Esa tres palabras, disciplina, paciencia y concentración son fundamentales para progresar en la práctica, pero no basta con hablar de ellas; hay que llevarlas a la práctica. Al hacerlo se produce la transformación.

-Tengo dos alumnos en el segundo nivel de shi sue kong, en el que todos los ejercicios se hacen en pareja. Uno de los dos es también alumno de taichi chuan; el otro no, y por lo tanto no escucha estas palabras que digo en cada clase. Eso se nota mucho al terminar la clase de shi sue kong. Mi alumno de taichi chuan, antes de irse deja todos los elementos de práctica guardados en el mismo lugar en que los encontró. El otro, no; los deja tirados en cualquier parte. ¿Por qué  conductas tan diferentes? Porque el alumno de taichi chuan me escuchó muchas veces hablar sobre la importancia del respeto, no sólo hacia el maestro y los demás compañeros, sino también hacia el lugar de práctica. Eso lo lleva a guardar todo antes de irse.

-Ustedes también deben hablar con los demás sobre estas cosas. Sobre el respeto y la misericordia; sobre la disciplina, la paciencia y la concentración; sobre la necesidad de reciclar, producir menos basura y cuidar el medio ambiente. Si además de hablar, ustedes practican lo que predican, su palabra tendrá fuerza real y ayudarán a otros a cambiar para bien. Eso tiene mucho mérito.

-La Tierra es como un organismo vivo. Nuestro organismo tiene cierta capacidad para auto-curarse, para recuperar el equilibrio cuando se lo pierde. La Tierra también. Pero esa capacidad del organismo para auto-curarse es limitada. A veces el desequilibrio exige una intervención externa; tenemos que llamar al médico o al kinesiólogo. Con la Tierra es igual. Cuando el daño es muy grande, los mecanismos de la Tierra para auto-curarse se ven desbordados. En ese caso tenemos que intervenir nosotros, los humanos, para ayudar a que la Tierra se recupere. ¿De qué manera podemos ayudar? Reduciendo los consumos, produciendo menos basura, reduciendo la emisión de gases que potencian el efecto invernadero, cuidando el agua, etc.

-Es muy importante que los humanos hagamos cosas concretas para cuidar la Tierra, porque es el único lugar donde podemos vivir. Si la Tierra se torna inhabitable no podemos mudarnos a otro planeta. Además, si hacemos cosas concretas para cuidar nuestro medio ambiente, nuestra mentalidad va a cambiar positivamente. ¿Por qué? Imagínense que ustedes todos los días barren esta plaza y la mantienen limpia ¿Tirarían basura en ella? No, porque les cuesta mucho trabajo mantenerla limpia y eso les hace tomar conciencia del tema.

-Hace tiempo les dije que es bueno llevar un diario personal y escribir todas las noches un resumen de lo que pasó durante la jornada. ¿Qué hice, con quiénes me puse en contacto, cómo fue ese contacto, qué sentí, qué pensé? Esa rutina de llevar un diario nos hace tomar conciencia de cada cosa que hacemos durante el día. Es muy importante actuar siendo concientes de lo que hacemos y de las consecuencias de nuestros actos. Lo contrario de eso es ir por la vida como dormidos, sin darnos cuenta de lo que hacemos, decimos y pensamos. Podemos provocar mucho sufrimiento a nosotros mismos y a los demás con este estilo de vida.

………………………………………………………

Resumen de las palabras del Maestro Chao Piao Sheng durante la clase del 9 de abril de 2011

3 comments
Escriba su comentario »

  1. Hoy fue mi primera clase de Tai chi con el Maestro y tuve la gran suerte de escuchar estas palabras en vivo. Volver a recordarlas en la lectura, es muy bueno; pero la manera en que el Maestro las transmite le da una fuerza superior, un condimento muy importante, porque sin duda “practica lo que predica”, y eso genera respeto y admiración hacia su persona.
    Gracias maestro

  2. Agradecimiento por transcribir las palabras del maestro.
    Desde Diciembre 2010 no he asistido a las clases de los sabados en la Plaza,
    primero porque estuve fuera de Bs As hasta finales de Febrero y en los meses de Marzo y Abril
    he estado ocupada los sabados ; Sin embargo me he mantenido leyendo estas notas,
    y me han sido muy utiles, para mantener la continuidad y estar de alguna manera en contacto con las clases,
    con el arbol , el maestro y los alumnos compañeros. Gracias al maestro, a Daniel y a todos los que hacen esto posible.
    Cariños
    judith

  3. Maestro, a pesar de no haber seguido con las clases en la plaza, siempre tengo presente sus palabras de enseñanza y sigo sus escritos por este medio. Gracias por su generosidad y ayuda.

Deje su comentario