La práctica paciente

Oct 22nd, 2011 | By | Category: Charlas con el Maestro

-Hoy a la mañana me llamó Miguel -dijo el Maestro, refiriéndose a nuestro hermano de práctica que hace poco fue operado y que está evolucionando favorablemente. -Me dijo que tiene que andar con muletas y que, como vive solo, esto le provoca muchos problemas porque hay muchas cosas que no puede hacer. Me contó que se puso a recordar mis palabras acá en las clases de los sábados y que eso le sirvió para mantener alto el espíritu. Dijo también que está practicando caligrafía con mucha concentración y que eso también lo ayuda mucho.

-Pienso en lo que me contaba Miguel y me digo “Qué buen alumno. Recuerda las palabras de su maestro y las usa para auto-sostenerse en los momentos difíciles”. Lo que practicamos acá es para ponernos más fuertes tanto en el plano corporal como en el mental y el espiritual. Sirve para que tengamos confianza en nosotros mismos y descubramos nuestro propio poder. Esa fuerza nos sirve en cualquier aspecto de la vida y también, por supuesto, en los momentos de enfermedad o de reposo como los que está viviendo Miguel.

-Pero es necesario practicar todos los días para poder contar con los beneficios de la práctica cuando la necesitemos. Es como el ejército de un país. Mantener un ejército, aunque sea pequeño, implica invertir recursos. Hay que entrenar todos los días aunque no haya guerra, así, si llega a haber un conflicto el ejército está listo para enfrentarlo.

-Mucha gente vive rezándole a Dios para que le conceda cosas. La gente sencilla no le pide tanto a Dios ¿por qué? Porque la gente sencilla sabe que las cosas no vienen de arriba, que hay que poner manos a la obra para concretar los objetivos.

-Maestro ¿cuál es la mejor manera de empezar a practicar la caligrafía? ¿Haciendo trazos grandes o chicos? -preguntó Ricardo.

-Todo depende del pincel que uno use. El trazo será grande si el pincel también lo es. Conviene empezar con trazos pequeños. Sentarse en la silla frente a la mesa. Poner el papel sobre la mesa, horizontal, que no esté inclinado y empezar a dibujar. Al principio puede apoyar el codo sobre la mesa mientras escribe. Más adelante podrá hacerlo sin apoyar más que la punta del pincel sobre el papel. En la caligrafía se transmite la energía del artista. Si el artista trabaja con absoluta concentración, no es sólo su talento y oficio el que se expresa, sino también la energía del Universo que queda plasmada en el papel a través de su pincel.

-Para avanzar en la caligrafía o en cualquier arte es necesario tener paciencia. Es decir, hay que ser capaz de llevar adelante la práctica todos los días sin esperar resultados inmediatos y sin pensar en metas. Practicar sólo por practicar, como les decía clases atrás, practicar “como tonto”. Sólo de esta manera, con paciencia, se puede profundizar en el entrenamiento
………………………………….

Resumen de las palabras del Maestro Chao Piao Sheng durante la clase del 22 de octubre de 2011

Deje su comentario