Encuentro de fin de año_1

Ene 3rd, 2012 | By | Category: Charlas con el Maestro

-Maestro ¿antes de hacer meditación conviene hacer actividad física? -preguntó Mariela.

-En la antiguedad la gente se levantaba entre las 3 y las 5 de la mañana, que es la hora del meridiano de pulmón -dijo el Maestro. – Se lavaban la cara y se ponían a hacer ejercicio, porque a esa hora es cuando los árboles y las plantas largan más oxígeno. Es la mejor hora para entrenar, aunque todavía no haya amanecidol. Luego venía el momento de la meditación. Así, cuando salía el sol la gente ya podía empezar a trabajar. Al bajar el sol todos se preparaban para descansar. De esa manera la gente seguía los ritmos de la Naturaleza. Al anochecer aumentan los niveles de dióxido de carbono, por la tanto no es conveniente hacer actividad física intensa; es mejor descansar. Al seguir los ritmos de la Naturaleza uno se mantiene más sano y más tranquilo. Si uno se acuesta temprano no necesita descansar tantas horas. Si se descansa profundo, con cuatro horas es suficiente. En general, se necesitan de 6 a 8 horas. Más de 8 horas de sueño no es normal.

-La meditación es mejor hacerla todos los días porque así se entrena no solo la mente, sino también el cuerpo. Si usted medita todos los días las piernas y la cadera se van acostumbrando a la posición estática y ya no molestan. Si en cambio usted medita de manera irregular siempre va a sentir incomodidad en las rodillas y las piernas se le van a dorimr. Además de meditar todos los días, es importante hacerlo en el mismo horario. Si es posible por la mañana, así usted limpia y aquieta la mente dejándola lista para enfrentar los desafíos intelectuales del día que empieza.

-El otro día conocí una chica que lloraba y me contaba que tenía demasiadas responsabilidades: un padre muy anciano, un hermano con problemas y otros familiares a los que también debía ayudar. Yo le dije “en este mundo ¿quién no tiene problemas?” Hay personas que van por la vida juntando problemas. Si ustedes miran el piso de su casa seguramente les parecerá que está limpio. Pero si toman una escoba y empiezan a barrer verán que se va juntando una montón de basura. Hay gente que hace así: va juntando problemas hasta tener una montaña. Los problemas propios y los de los demás. ¿Para qué actuar así?

-Otra chica me contaba que estaba muy nerviosa porque también tenía muchas responsabilidades. Yo creo que cada uno es responsable de sus propios asuntos. La responsabilidad bien entendida implica abocarse a un problema por vez. Enfocarse en el problema con total concentración y resolverlo, para luego ocuparse de otro y así sucesivamente. Uno no puede cargarse de un montón de problemas que no es capaz de resolver. Antes de aceptar una tarea hay que evaluar si se tiene el tiempo y la fuerza necesaria para cumplirla satisfactoriamente. No se pueden aceptar todas las cargas porque después uno se ve desbordado y no puede hacer todo bien.

-A veces uno cree que puede hacer todo -dijo un alumno.

-Pero no es así -dijo el Maestro. -Hay que planear las actividades futuras y discernir qué cosas se pueden hacer y cuándo. Mucha gente confunde las cosas y termina nerviosa.

-¿A  qué hora conviene irse a dormir, Maestro? -preguntó Romina.

-A ver ¿a qué hora baja el sol? A esa hora conviene irse a dormir.

-Maestro, leyendo un libro tradicional de la India me surgió una duda. Si la vida en el mundo material es la mejor oportunidad que tenemos para crecer espiritualmente ¿qué sentido tiene buscar un cuerpo espiritual? -preguntó Romina.

-Cada persona llega al mundo con un karma diferente. Ese karma define cuál es la misión de cada uno en el mundo. A los que llegan con un karma muy pesado les cuesta iniciarse en el camino espiritual. Si se quiere ayudar a esa gente a seguir el camino del desarrollo espiritual lo mejor es hacerlo a través de la práctica de la compasión. Hay que invitarlos a ayudar a los demás, pedirles donaciones de dinero o de tiempo, por ejemplo, proponerles hacer trabajo voluntario. Si a esa persona que viene con un karma tan pesado se la invita de entrada a hacer meditación o a recitar un mantra seguramente se va a negar. Esa persona necesita un acercamiento más gradual y paciente al cultivo espiritual.

-Cuando esa persona ayuda a sus semejantes empieza a sentirse mejor, siente alegría y eso la estimula a continuar y profundizar en el camino espiritual. Además, al ayudar a otros, está limpiando su karma.

-Una de las trabas que surgen es la del tiempo: “Tengo poco tiempo libre para ayudar a los demás porque tengo que trabajar”. Es natural, hay que trabajar y tal vez sólo quede un poco de tiempo durante el fin de semana para el trabajo voluntario. Pero ese tiempo es muy valioso. A medida que la persona ayude a sus semejantes empezará a sentir deseos de ayudar más. La buena práctica espiritual hace que la gente resuelva sus asuntos de manera más eficiente y así se cuenta con más tiempo libre. La buena práctica con total concentración en los detalles pequeños es un entrenamiento muy valioso para atender cualquier situación de la vida cotidiana. Lo que antes demandaba 8 horas de trabajo ahora se puede resolver en 6 o 4 horas.

-En la práctica espiritual también hay que ir paso a paso, sin saltear etapas. Hay un camino a seguir, como al subir una escalera, peldaño a peldaño. También hay una práctica espiritual para cada etapa de la vida. Mi esposa está ahora en Taiwan y el otro día lo consultó a mi papá sobre un asunto. “¿Qué opina usted sobre este asunto?” le preguntó. Y mi papá, que ya está muy mayor, le respondió que él ya no quiere opinar sobre cuestiones de este mundo. El se la pasa recitando el mantra y meditando, porque sabe que ya le queda poco tiempo y pronto va a regresar a su lugar de origen. Por eso mi papá se concentra en la meditación, para tener una mejor conexión con el Universo. Las personas con menos edad tenemos que trabajar, pero además podemos realizar buena práctica espiritual y ayudar a los demás, lo que a su vez repercute positivamente en nuestro trabajo. El mundo material y el mundo espiritual se ayudan y potencian mutuamente si uno conoce el camino correcto. No son mundos separados.

………………………………………………..

Resumen de las palabras del Maestro Chao Piao Sheng durante el encuentro de fin de año del 18 de diciembre de 2011

Deje su comentario