Encuentro del 29 de abril de 2012_2

May 20th, 2012 | By | Category: Charlas con el Maestro

-Maestro, si uno siempre se mantuvo sano, cuando aparecen problemas de salud se siente miedo – dijo Angélica.

-La gente a la que siempre le fue bien, cuando sufre un traspié, suele desmoronarse porque no está acostumbrada al fracaso. Lo mismo pasa con la gente que siempre tuvo buena salud; cuando se enferma le cuesta mucho recuperarse.

-¿Y qué puede hacer uno? -preguntó Angélica.

-Tiene que pensar que la vida es variable. En cualquier momento nos puede pasar algo que cambie radicalmente nuestra situación. Entonces, si nos pasa algo, podemos aceptarlo y seguir adelante. Si no preparamos la mente a la idea de que la vida es variable, cuando sufrimos algún golpe caemos en la confusión, la desesperación, la depresión o la negación. «No puede ser que esto me esté pasando; no puede ser».

-Todos los días tenemos que estar preparados para lo que sea. En cualquier momento se puede desencadenar una crisis. Tengamos en cuenta que las crisis muchas veces ayudan a fortalecernos. El que nunca tuvo crisis se derrumba fácilmente porque no tiene experiencia. A veces es necesario tocar fondo para poder salir adelante. Lo que le pasa a las personas también le pasa a los países. Comparada con otros países, Argentina es un país con muchas riquezas y abundancia. A pesar de todas las crisis económicas nunca llegó a tocar fondo.

——————————–

-Hablemos sobre las cuatro estaciones. ¿Por qué en otoño se caen las hojas? Para que la tierra y los árboles tengan abono y puedan nutrirse. En invierno es el momento de guardar los nutrientes. Al llegar la primavera los nutrientes se usan para crecer con fuerza. Si uno quiere hacer crecer una planta a partir de un gajo, la primavera es el mejor momento para hacerlo; todo crece con más fuerza.

-Así como el mundo sigue los ciclos de la Naturaleza, nuestro cuerpo también. Si logramos sintonizar nuestro cuerpo con la Naturaleza estaremos más sanos. Si en cambio, vamos en contra del curso de la Naturaleza, vamos a tener problemas todo el tiempo.

-Así como cuidamos la Naturaleza dentro de nuestro cuerpo, también tenemos que cuidar la Naturaleza que nos rodea. Yo no entiendo a esa gente que como forma de protesta quema cubiertas de autos. Se supone que protestan para mejorar su calidad de vida, pero al hacerlo envenenan el aire que respiran ellos y todos los demás que no participan de las protestas.

– A veces tengo sueños que parecen recuerdos de otra vida. ¿Se pueden recordar vidas pasadas a través de los sueños? – preguntó Rocío.

-Sí, se puede. En general, uno se junta en esta vida con gente con la que tuvo algún vínculo en vidas pasadas. A veces, el hijo se reencuentra con el padre, pero invirtiendo los roles. Lo mismo puede ocurrir con marido y mujer; el que fue esposo ahora es esposa y viceversa. ¿Por qué ocurre eso? Para que uno pueda pagar las deudas que tiene con el otro. La Naturaleza busca el equilibrio. Esa capacidad de recordar vidas pasadas en los sueños también depende del nivel que uno haya alcanzado en su práctica espiritual. Si la persona alcanzó en vidas pasadas un buen nivel, los recuerdos que aparecen en sus sueños serán más claros.

-¿Cómo se puede abrir el tercer ojo? -preguntó Rocío.

-A través de la práctica. Muchos niños tienen el tercer ojo abierto, pero a medida que crecen y empiezan a incorporar formas de pensar de los adultos, se va cerrando. Esto ocurre entre los 11 y 13 años cuando empiezan con el «esto es mío».

-Durante mucho tiempo estudié una carrera que no me hacía feliz -dijo Rocío.

-Antes de elegir una carrera, si uno no está seguro, debe pedir ayuda a los padres o a algún amigo de confianza para que lo oriente. Si uno ya eligió una carrera y a mitad de camino descubre que no le gusta, lo mejor es aguantar, aceptar y llegar hasta el final. Tal vez no sea una profesión que le gusta, pero puede encararla como un servicio hacia los demás.

-Algunos se sienten mal en su trabajo por la gente que lo rodea. «Me siento muy mal porque todos mis compañeros de trabajo son malas personas» me dijo alguien una vez. Pienso que en una situación así hay que preguntarse ¿Y yo cómo soy? ¿Soy perfecto y todos los demás son malos? Estoy seguro de que todos tenemos algún problema o defecto. No puede ser que sólo los demás tengan defectos. Primero hay que mirarse a uno mismo y ver qué puntos débiles tenemos.

-Además, si los que nos rodean se portan mal con nosotros, podemos cambiar la mirada y ver esto como una ayuda. Si nos insultan o nos tratan mal, decimos o pensamos «Me siento agradecido. Esta persona me está ayudando a limpiar mi karma».

-También es útil llevar caramelos o chocolates encima. Si un compañero está agresivo o con mala onda, usted puede sacar un caramelo y ofrecérselo y así cambiar de tema y ayudar al otro a que deje de fijar su mente en esa temática negativa.

-Aparte, incluso en los trabajos lindos, no todo es lindo -dijo Gastón.

-Claro. ¿Cuántas actividades en este mundo son totalmente maravillosas y placenteras?  Muy pocas. Por eso es importante, en lugar de cambiar el trabajo, cambiar la actitud mental ante el mismo. Si no es completamente satisfactorio se lo puede ver como una oportunidad de brindar un servicio a los demás y así cumplir una misión en el mundo.

-¿Cómo puedo hacer para escuchar el mensaje de mi alma? -preguntó Rocío.

-Hay que profundizar en la práctica espiritual. Algunas veces sentimos que nos llega la inspiración. Esto ocurre cuando la mente está quieta. Por eso es importante meditar. La mente se calma y se establece una conexión con uno mismo con el Universo y las respuestas van surgiendo. No tiene sentido pedir respuestas o pedir la iluminación. Hay que practicar con disciplina, paciencia y concentración, sin pedir nada a cambio. Sólo así vendrán las respuestas. Recuerden que no hay que pedir a otros; hay que pedir a uno mismo.

-Además de aquietar la mente es importante la práctica en medio de la Naturaleza. Una señora me decía: «yo estoy en contacto con la Naturaleza». Lo que hacía esta señora era pasear entre las plantas y mirarlas. Eso no alcanza. La práctica en medio de la Naturaleza es plantar, cuidar, nutrir, podar, cosechar, ver cómo las plantas van creciendo, cómo son sus ciclos. Ese contacto con la Naturaleza ayuda a comprender la Naturaleza que hay dentro nuestro y nos brinda importantes lecciones.

-¿Cómo puedo saber quién soy? – preguntó un alumno.

-Cada vez que nos sentamos a meditar planteamos la pregunta «¿quién soy?» o «¿cuál mi misión en la vida?». Pero la meditación no alcanza; también hay que actuar cotidianamente de manera amorosa y con compasión. De esa manera la respuesta a sus preguntas llegarán naturalmente.
Hay que fijarse un objetivo en la vida y trabajar para alcanzarlo. Eso nos da seguridad y nos ahorra miedo. Muchas personas se asustan al sentirse cerca de la muerte porque saben que no pusieron empeño en lograr sus objetivos; sienten que malgastaron su tiempo. Pero si uno se pone un objetivo y hace cosas para lograrlo, no hay lugar para el miedo, la angustia o el arrepentimiento. Ese objetivo no debe centrarse únicamente en el beneficio personal; tiene que ser amplio y servir para ayudar a la comunidad y a todos los seres vivos.

-Todos los días hay que estar preparado para morir; todos los días hay que estar preparado para nacer de nuevo. La vida a veces nos enfrenta a cambios que son como volver a nacer.

-Si dejo de comer carne ¿qué otras cosas debería comer para no sufrir deficiencias alimentarias? -preguntó Rocío.

-En Argentina, la carne está muy grabada en la mente de la gente. Muchísima gente cree que si no come carne se va a debilitar por falta de nutrientes. No es así. En el año 1992 yo decidí dejar de comer carne y nunca tuve la idea de que me iba a faltar algo. Mi tortuga sólo come pepino; el oso panda sólo come bambú; el caballo sólo come pasto y a ninguno le falta nada.

-Si uno deja de comer carne, debe equilibrar su alimentación. Las verduras tienen más agua y son más yin, Los frutos secos son más yang. Es bueno comer un poco de todo: lo que crece bajo la tierra, como la zanahoria; el tronco, las hojas, las flores, los frutos y las semillas. También es importante agradecer la comida.

-Cada vez hay más población en el mundo ¿eso significa que cada vez hay más almas encarnando? -preguntó una alumna.

-No. Hay que tener en cuenta que no sólo los seres humanos tenemos alma -dijo el Maestro. -Tienen alma todos los seres vivos, animales, vegetales y minerales de este mundo y de otros mundos también. El nuestro no es el único planeta donde hay vida en el Universo. Lo que uno haya hecho durante esta vida determina cómo reencarnará. Si uno hizo el mal, seguramente reencarnará en una forma de vida inferior, tal vez un animal o un insecto o un vegetal u otra forma de vida de algún otro planeta.

-A diferencia de los animales, vegetales y minerales, los humanos podemos alcanzar un nivel de conciencia más elevado. Tenemos que estar agradecidos de ser humanos, de tener este cuerpo con sus enormes capacidades para estudiar, aprender y crear. Cuando hablábamos sobre el sufrimiento les decía que no hay buscar el sufrimiento por el sufrimiento mismo; no hay que golpearse la cabeza contra la pared creyendo que así vamos a crecer espiritualmente. El sufrimiento que sirve es el que surge de la buena práctica. En la vida hay que luchar para mantenerse y para elevarse. Mucha gente no entiende esto y cree que los demás deben ayudarle; no es así. Cada uno debe ayudarse a sí mismo, por eso es tan importante la práctica personal. Cuanta más práctica, más fuerte se hace uno.  Si quiere ser fuerte lo mejor es practicar taichi chuan. El cuerpo y la mente se fortalecen y ayudan a mejorar todos los aspectos de la vida.

……………………………………………..

Fin de la segunda parte de la charla del Maestro Chao Piao Sheng del 29 de abril de 2012
Ver primera parte

Deje su comentario