No comer alimentos fríos

Mar 22nd, 2014 | By | Category: Charlas con el Maestro

-Hace un rato estuve hablando con el grupo que hace tui shou –dijo el Maestro-. Les hablaba sobre la importancia de la línea y el ángulo. Por ejemplo, cuando nos paramos de frente, para emitir fuerza hacia delante, ponemos un pie adelante y otro atrás. La separación en ancho debe ser igual al ancho de hombros. ¿Y cómo deben orientarse los pies? El de adelante apunta hacia adelante y el de atrás debe ubicarse casi paralelo al de adelante. Esta es la mejor manera de emitir fuerza hacia delante con estabilidad. A la mayoría de la gente le cuesta entender esto y giran el pie de atrás, dividiendo así la fuerza de la cadera.

-Quisiera hacer una pregunta sobre el ejercicio de “Abrir y cerrar la ventana” –dijo Manuel-. Cuando lo hacemos ¿la intención está en abrir el pecho o en llevar la cadera hacia delante?

-Cuando usted lleva los brazos hacia atrás la cadera va hacia delante sola. Este ejercicio es para estirar la columna y la cadera, pero tiene muchos detalles que hay que apreciar y respetar. La mayoría de la gente ve los ejercicios físicos como unos movimientos que pueden hacerse de cualquier manera y no es así. Si uno se acostumbra a distinguir y respetar los detalles, le sale todo perfecto. Los detalles de los ejercicios que hacemos apuntan a lograr elongación y fuerza, apuntan a obtener un buen y completo resultado.

En el tiempo uno invierte haciendo los ejercicios, si se respetan los detalles, se obtienen muchas ventajas a nivel físico y mental. Si en cambio, se hacen así nomás, sin concentración, se está desperdiciando el tiempo.

-¿Por qué no invertir bien el propio tiempo? El tiempo es nuestro capital más valioso, no hay que derrocharlo. El tiempo no se detiene y cada día que pasa nos ponemos más viejos. Nosotros no nos damos cuenta porque nos vemos la cara en el espejo todos los días, pero aquellos que nos ven cada tanto sí se dan cuenta. Podrán decirnos “estás más joven”, pero es una mentira. Podemos ponernos maquillaje para disimular arrugas, teñirnos el cabello, pero por dentro nuestros órganos y articulaciones van envejeciendo con nosotros día a día.

-Por eso es importante no derrochar el tiempo que tenemos y aprovecharlo bien. Si a alguien le cuesta hacer bien los ejercicios, le conviene acercarse más a mí, para poder verme mejor y poder copiar bien los movimientos.

-Algunos piensan que caminar es un buen ejercicio. Es cierto que es mejor que quedarse sentado sin hacer nada, pero el caminar es un ejercicio muy básico. Caminar 50 o 60 cuadras demanda más de una hora. Si ustedes invierten ese mismo tiempo en nuestra práctica obtienen mucho mejor resultado.

-Una vez vino a consultarme una señora que padecía una anemia de más de 10 de antigüedad. Me dijo que tomaba todo tipo de remedios sin resultado. Le expliqué en detalle qué ejercicio debía hacer, indicándole que debía hacerlo durante media hora como mínimo, por día. A la siguiente visita me contó que sólo pudo hacerlo por cinco minutos. Yo le dije que probara ir aumentando un minuto cada día. Así lo hizo, y al cabo de un mes ya era capaz de hacer el ejercicio durante media hora seguida. La siguiente vez que fue a hacerse análisis de sangre, la anemia había desaparecido. Les cuento esto para demostrar que no es lo mismo caminar que hacer los ejercicios adecuados.

-Esta mañana me llamó una alumna para contarme que había pasado una mala noche, con vómitos y diarrea. Le pregunté qué había comido y me contó que había comido alimentos fríos recién sacados de la heladera. Eso no es bueno. Hay que respetar a la Naturaleza, hay que conocer cómo funciona el cuerpo. Los alimentos y bebidas frías caen mal. Nuestro estómago no está preparado para recibir contenidos fríos; hay que calentarlos. Por eso siempre recomiendo tomar agua caliente. Incluso en los países donde hace mucho calor toman agua caliente porque eso estimula la transpiración, que ayuda a refrescar el cuerpo.

………………………………………

Resumen de las palabras del Maestro Chao Piao Sheng durante la clase del 22  de marzo de 2014.  Se prohíbe la reproducción total o parcial de este texto sin previa autorización del autor.

One comment
Escriba su comentario »

  1. Recién estuve con un alumno suyo llamado Darío, un joven con un espíritu inquietamente ávido. No cabe duda que tenía que dar con usted. Y yo también de alguna manera. Tan sólo me tomo la pretensión de comunicárselo por la riqueza de los mensajes que recibí de nuestra conversación. Por lo mismo agradezco sus sabias transmisiones sobre todo por la necesidad existencial de que así sea, y mucho más con personas jóvenes. No descarto la posibilidad de acercarme a conocerlo alguna vez. Durante los últimos 12 años de mi vida he tratado de comprender y aprehender de un libro grande como lo es el ” I CHING”, por lo cual admiro su cultura.
    Muchas gracias
    Viviana
    Pta.: simplemente con la intención de que hacerle saber de su vasto alcance.

Deje su comentario