“No creo en nada”

Nov 5th, 2016 | By | Category: Charlas con el Maestro

-Tengo novedades sobre la salud del padre de Daniel Dos Santos –dijo el Maestro-. Lo que ocurrió el sábado pasado no fue un pico de presión; el papá de Daniel se cayó y se golpeó. Sucede que él toma medicamentos contra la hipertensión y algunos de estos medicamentos afectan el metabolismo del calcio y los huesos se vuelven frágiles, lo que facilita las caídas.

-Existen remedios naturales para normalizar la tensión arterial. Uno de ellos es tomar vinagre de manzana al 10 por ciento todos los días. Otro remedio es un licuado de apio y tomate, un vaso mitad y mitad, todos los días.

-Respecto a la reunión de fin de año, María ofreció su casa para no tener que ir a restaurante. En principio la fecha del encuentro sería el 17 de diciembre por la noche. Cada uno debe llevar su comida y bebida.

-Cambiando de tema, quiero contarles lo que me pasó hace pocos días. Vino una paciente nueva con fuertes dolores de cabeza. Lo primero que me dijo fue que ella no cree en nada. Entonces, le pregunté por qué había venido a mi consultorio y me respondió que lo hizo a instancias de su hijo. Yo le hablé con severidad. Le dije que la gente que no cree en nada tiene al menos tres grandes problemas. Uno de ellos es la soberbia. El que no cree en nada piensa que todo el mundo está equivocado, excepto él. Esta gente no respeta a nadie. Además, al no creer en nada, cierran su mente y eso no les permite aprender cosas nuevas. El que no cree en nada se condena a sí mismo a la ignorancia.

-Me preguntó si yo podía sacarle ese dolor de cabeza y yo le dije que sí podía sacárselo. Pero para eso tenía que romper su cabeza y que no sabía si iba a poder romper una cabeza tan dura –dijo el Maestro entre risas-. Cuando se acostó en la camilla me rogó que por favor la ayude y le saque ese horrible dolor de cabeza. Yo le dije que atiendo a todos los pacientes por igual, tanto a los que me ruegan como a los que no dicen nada. Mi actitud es la misma con todos, pero el paciente tiene que tener una buena predisposición, una actitud positiva y que eso de “no creer en nada” no ayuda en el proceso curativo. Terminado el tratamiento, la señora se sentía mejor y me dijo: “hoy aprendí algo nuevo”. A veces, al paciente o al alumno hay que hablarles con severidad para que reaccionen y salgan del mal camino en el que están. Pero esto no es para todo el mundo. Hay que ver cada caso y seleccionar las palabras y el tono correcto. De lo contrario, en lugar de ayudar, estaremos empeorando las cosas. La señora pidió otro turno para la semana próxima y me dijo: “si me cura, voy a seguir el camino del budismo”. Yo le dije que no es mi intención que los pacientes se hagan budistas; yo no les pido eso. Seguir el camino del budismo es algo muy personal y tiene que nacer de un profundo deseo de la persona, no como agradecimiento por algo que hice yo.

………………………………………

Resumen de las palabras del Maestro Chao Piao Sheng durante la clase del 5 de noviembre de 2016. Se prohíbe la reproducción total o parcial de este texto sin previa autorización del autor.

Deje su comentario